home‎ > ‎

Noticias Michael Jackson


Únete a Facebook o inicia sesión   
Correo electrónico o teléfono
Contraseña
Iniciar sesión
¿Quieres unirte a Facebook?
Registrarte
“LEAVING NEVERLAND” MIENTE
MARISA RAMÍREZ BLUES AWAY·DOMINGO, 3 DE MARZO DE 2019
“Para empezar, diré que este caso no debería haber sido llevado ante un tribunal. Siempre que un hombre blanco se aprovecha de un negro, no importa quien sea, ni lo rica que sea, ni cuán distinguida haya sido la familia de la que procede, ese blanco es basura”.
“Por el hecho de que hayamos perdido cien años antes de empezar, no es motivo para que no intentemos vencer. Uno es valiente cuando, sabiendo que ha perdido ya antes de empezar, empieza a pesar de todo y sigue hasta el final, pase lo que pase.
Se vence raras veces, pero alguna vez, se vence”.
Atticus Finch. Matar un Ruiseñor.

Neverland es el nombre que Michael Jackson dio a su hogar en un rancho a poco más de dos horas de Los Ángeles, California. Era un entorno amable y pacífico para vivir en paz y tranquilidad y criar a sus hijos. Debido a su extremada generosidad, quiso compartirlo siempre con su familia y amigos, que a menudo pasaban días y semanas alojados allí y muchas veces sin que él estuviera en casa, debido a su trabajo. Cada mes invitaba a docenas de niños y niñas desfavorecidos y enfermos terminales que iban allí llevados por organizaciones benéficas a las que él apoyaba altruistamente y siempre acompañados y supervisados por adultos, fueran padres o trabajadores de dichas organizaciones. En ocasiones, él estaba presente, muchas otras, ausente.
A lo largo de casi diez años he podido conocer muchas historias de personas que estuvieron allí, de paso o permanentemente, de muchos familiares, amigos y trabajadores del rancho, de muchos colegas de trabajo, personas que han compartido innumerables horas del día y de la noche con Michael, trabajando en su pasión: la música, que le han acompañado a sus giras y han sido testigos de incontables visitas a orfanatos y hospitales; en cada parada de sus giras visitaba al menos uno o dos de ellos, para llevar a los niños y niñas enfermos y a sus padres un poco de aliento e ilusión, un momento de alegría para que les ayudara a su recuperación, y un montón de cheques que ayudaran a pagar sus tratamientos y a mejorar las instalaciones de esos centros.
Esta generosidad infinita le hizo ser conocido como la figura pública que más dinero había donado a organizaciones benéficas, pero también le convirtió en una diana para atraer a personas sin la menor ética ni moralidad que desearon aprovecharse de él.
Acusar a una persona de abuso sexual, y de abuso sexual infantil aún peor, es lo más fácil del mundo. La naturaleza del delito facilita la acusación y coloca siempre la carga de la prueba en el acusado, sembrando en muchas ocasiones para siempre la duda sobre su culpabilidad, aunque haya sido demostrada su inocencia ante un tribunal y por unanimidad de un jurado imparcial. El sistema judicial que nos defiende en todas partes del mundo, a excepción de países en los que la justicia no existe como tal, declara que una persona es inocente hasta que se demuestra su culpabilidad, y si queremos convivir con este sistema, debemos aceptarlo para bien o para mal, no a conveniencia.
Los medios de comunicación tienen un inmenso poder para manipular la opinión pública. Cuando Michael Jackson fue acusado en 1993 de un delito de abuso infantil, una buena parte de los medios comenzaron a condenarle sin ni siquiera escuchar ni conocer la historia en su totalidad, e incluso cuando toda la información se hizo pública y accesible a todo el mundo, siguieron con su falsa narrativa de acusaciones para no tener que reconocer su error y seguir aumentando sus índices de audiencia, que siempre se traducen en dinero.
Esta narrativa falsa continuó en 2003 —cuando fue acusado nuevamente y fue a juicio resultando exculpado y DECLARADO INOCENTE por un jurado—, siguiendo la corriente que tan buen resultado dio en 1993 y continuaría hasta el día de hoy, en que nos encontramos de nuevo como al principio, defendiendo la inocencia de un hombre que YA HA SIDO DECLARADO INOCENTE de ese delito, que ha sido investigado más que ninguna personalidad en este planeta, por la policía, por varios fiscales, por el FBI, por el sistema judicial en su conjunto y nunca, NUNCA, se ha encontrado la menor evidencia ni prueba de culpabilidad. NUNCA.
Aún así, los medios de comunicación, con sospechosas y muchas veces evidentes tácticas manipuladoras, han seguido con la misma narrativa de culpabilidad cada vez que han tenido ocasión y oportunidad, sabiendo que cada titular sensacionalista en el que se incluye el nombre de Michael Jackson vende, y vende muchísimo, sea cierto o no.
Entrar en el tema de las razones por las cuales los medios falsean la verdad, mienten a sabiendas, no quieren investigar ni informar con veracidad y ética, como les obliga su propio código deontológico, sería largo y extenuante, pero todos sabemos que el poder protege al poder, y los poderosos, los que se creen intocables, saben como hacer para que no se hable de ellos y se extiendan inmensas cortinas de humo que tapen sus pecados, dirigiendo la mirada hacia otro lado y consiguiendo que la opinión pública hable de otros y se olvide de ellos.
Dan Reed, director de documentales, sospechosamente interesado en temas de pedofilia, estaba desayunando una mañana con un colega que le sugirió para su próximo documental alguna historia que no se hubiera resuelto aún. —¿Qué historia podría ser? —Michael Jackson. Hay dos tipos que han demandado a sus empresas pidiendo dinero alegando que fueron abusados por él.
Se puso en contacto con ellos, y como resultado, nació Leaving Neverland.
Dan Reed ha declarado en una entrevista que se puede leer en la prensa que no conocía la historia, que no conocía apenas a Michael Jackson y que lo único que ha querido hacer es mostrar la historia de estos dos individuos sin desear indagar más allá, sin preguntar a otros que estuvieron en contacto con ellos durante la época que relatan en el documental, sin hablar con la otra parte interesada: su familia, los administradores de su patrimonio, nadie que pueda corroborar o desmentir la historia que cuentan solo estas dos personas y sus madres.
Solo por esta razón, el documental debería ser inmediatamente puesto en duda y cuestionado punto por punto por todo aquel que tenga una responsabilidad y esté implicado en él: productores, distribuidoras, cadenas de tv y medios de comunicación que han escrito sus reseñas después de haber visto el documental y solo el documental, sin investigación alguna para conocer el otro lado de la historia.
La única investigación que se ha hecho, lo ha sido por parte de las personas que siempre han estado interesadas en conocer la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad: los incansables seguidores y fans de Michael Jackson.
Muchos periodistas están desprestigiando precisamente a quienes estamos detrás de la verdad, entrando en un juego retorcido y manipulador que no busca otra cosa que ocultar sus verdaderas intenciones: no quieren conocer la verdad ni que la conozca la opinión pública. No están interesados en la verdad. No quieren HECHOS, prefieren opiniones.
Pero como dice esta frase que se ha convertido en refrán:
LOS HECHOS NO MIENTEN, LAS PERSONAS SÍ.
           ANÁLISIS CRÍTICO DE LA PELÍCULA “LEAVING NEVERLAND”
Los hechos y pruebas fundamentales que desmienten punto por punto este falso documental son los siguientes:
1 — Dan Reed, el director, y Wade Robson y James Safechuck, los acusadores, afirman que sus historias son paralelas, a pesar de que no se conocían hasta el momento de entrevistarse para el documental. Reed, en entrevista con Matthew Jacobs para Huffington Post: “Por razones legales, se mantuvieron separados incluso mucho tiempo antes de hacer la película. Para no poder ponerse de acuerdo con sus historias, no se conocieron hasta el día del estreno en el Festival de Sundance. Ese día fue el primero que pasaron un tiempo significativo juntos”.
Miente.
Declaración del propio Robson en 2016 que lo desmiente:
—¿Cuándo fue la última vez que habló con Safechuck?
— Creo que fue a principios de 2014.

Robson admite en una entrevista para Vanity Fair que se habían conocido durante el transcurso de la demanda interpuesta por ambos en 2013, pero continúa insistiendo que la similitud en sus historias demuestra su credibilidad.
Robson y Safechuck se reunieron en 2014 con sus abogados, los mismos para ambos, para discutir sus casos. Alrededor de septiembre de 2013, Safechuck se unió a la firma que representaba a Robson, Gradstein&Marzano. Cuando Robson cambió de firma en 2016, a Manly, Stewart & Finaldi, Safechuck se unió a ellos también.
En muchos aspectos, la demanda interpuesta por Safechuck es idéntica a la de Robson. Parecidos en los actos que describen y ambos alegan que ninguno de los dos tenía conocimiento de que lo que supuestamente les sucedió fuera abuso sexual y fuera algo malo, hasta poco antes de interponer las demandas.
Ambos alegan que hasta que buscaron ayuda profesional de psicólogos no fueron capaces de reconocer que habían sido víctimas de abuso.
(Se ha conocido a través del blog personal de Robson de su historial familiar de enfermedades mentales y depresión, que llevó a su padre al suicidio, y también se ha conocido la drogodependencia de Safechuck que le llevó a terapia también. Ocasiones más que suficientes para aprovechar esas sesiones para contar su experiencia de abuso en el caso de que hubiera sucedido realmente, pero nunca hablaron de ello durante sus terapias respectivas).
La demanda de Robson era accesible públicamente cuando Safechuck presentó la suya, por lo que es fácil concluir que pudieron armonizar sus historias para hacerlas coincidir.
2— Sin embargo, sus historias no son tan parecidas como sugiere la película.
Cada una describe un patrón diferente de abuso y un tipo diferente de abusador y modus operandi.
En el caso de Robson no existe periodo de asedio previo al acoso, afirmando que fue supuestamente abusado en cada ocasión que estaban solos, incluso con otras personas en la habitación de al lado, su madre entre ellas, con la posibilidad de entrar en cualquier momento.
Safechuck describe un escenario totalmente opuesto. Afirma que su supuesto abusador se mostraba extremadamente cauto y que empezó a abusar de él después de un año de asedio y que tomaba todas las precauciones para no ser descubierto.
Safechuck describe a Jackson como un misógino que odiaba a todas las mujeres, mientras que Robson le describe obsesionado por Britney Spears.
3—Afirmación de la película: las historias son convincentes porque son muy explícitas y detalladas en su descripción.
El hecho de que lo sean es psicológicamente efectivo y manipulador, pero NO ES EVIDENCIA de que sean verdad. Un adulto es perfectamente capaz de inventar todas esas descripciones detalladas.
En realidad suenan demasiado familiares para quienes han estudiado el caso durante años. SON CALCADAS DEL LIBRO PUBLICADO EN 1996 “MICHAEL JACKSON FUE MI AMANTE”, ESCRITO POR VICTOR GUTIERREZ, conocido por ser amigo de la asociación pedófila NAMBLA, por haber sido demandado por Jackson junto con la periodista Diane Dimond por difamación, cuyo juicio fue ganado por Jackson.
El libro es ficción de principio a fin y su contenido es producto de la fantasía pedófila de su autor.
Reed dice en una entrevista que la relación entre Robson, de 7 años entonces, y un hombre de 30 años era una historia de amor romántica y que el niño “la encontraba placentera porque amaba a Michael”. Reed describe a Michael como el amante de Wade, igual que el libro de Gutierrez, y Safechuck cuenta una historia de una boda romántica con anillo incluido en la película, idéntica a la descrita en el libro de Gutierrez también.
Para ampliar información sobre V. Gutierrez:
Esta supuesta historia de amor no es más que la justificación para Robson y Safechuck de su cambio de narrativa de más de 20 años defendiendo a Michael y su súbito descubrimiento de la razón del supuesto abuso.
Pero hay que notar que ambos son heterosexuales, con pareja e hijos ambos, y que Robson estuvo saliendo con dos sobrinas de Michael durante la época en que los supuestos abusos tuvieron lugar. Una de ellas, Brandi Jackson, hija de Jackie Jackson, estuvo saliendo con él durante 7 años y le fue presentada por el propio Michael (lo que desmiente la misoginia y su supuesta historia de amor entre hombre y niño). Todo esto durante el mismo periodo de tiempo que Robson declara estar enamorado de Michael.
4— Afirmación: No se trata de DINERO
Que las acusaciones de R&S no tienen nada que ver con el dinero es otra afirmación completamente deshonesta. Reed afirma que no han recibido dinero ni en el pasado, ni en el presente ni en el futuro. Afirmación que en absoluto está demostrada ni puede darse por cierta. (De hecho, se sabe que el documental ha sido vendido a varias cadenas de tv por cientos de miles de dólares a cada una, de los cuales, obtiene cada uno de ellos un porcentaje).
Están utilizando la película para apoyar sus demandas contra las compañías de Jackson, demandas que solicitan una altísima compensación económica de cientos de millones de dólares y que actualmente están en fase de apelación.
Robson inició una fundación opaca (se desconoce de donde procede el dinero que recibe) poco después de anunciar el estreno de la película.
Si no es cuestión de dinero, ¿por qué han mentido en sus demandas respectivas?
Ellos afirman que sus demandas han sido desestimadas debido a la prescripción de su reclamación, pero también lo han sido por la veracidad de sus declaraciones.
Por ejemplo: Para evitar que se aplicara la prescripción, Robson declaró bajo juramento que no tenía conocimiento de la existencia del Michael Jackson Estate (Persona jurídica que administra los bienes del fallecido) antes de marzo de 2013.
Esto es mentira. Hay HECHOS que demuestran que sabía de su existencia antes de 2013 y que incluso negoció con ellos en 2011, cuando intentaba ser contratado en el espectáculo del Circo del Sol, ONE, patrocinado por el Estate. Un correo electrónico enviado a Wade por su representante lo menciona.
En otro correo está casi suplicando por conseguir el empleo en ONE.
Según la declaración de su madre, estaba en aquel momento en dificultades económicas.
Durante la escena final de la película, Robson pretende quemar objetos que dice que pertenecían a Jackson y le fueron regalados por él, y que inexplicablemente conserva a pesar de proceder de su supuesto abusador. El HECHO CIERTO es que en octubre de 2011, pocos meses antes de que “se diera cuenta de que había sido abusado”, vendió los objetos verdaderos a la casa de subastas Julien’s Auctions, como ha confirmado la propia casa de subastas:
“Wade nos envió los objetos directamente y fue la persona a la que pagamos cuando vendimos su colección. Necesitaba el dinero”.
Pidió permanecer anónimo para que nadie supiera que era él quien los vendía, a lo que la casa de subastas se negó.
En su declaración jurada dice que los vendió por un total de 50.000$, pero la realidad es que fue por más del doble.
Su hermana Chantal también vendió varios objetos antes de hacerse públicas las acusaciones, en noviembre de 2012.
Robson afirma que fue contratado tres veces para trabajar para el Circo del Sol pero lo rechazó. En la declaración hecha en 2017 por el abogado del Estate, John Branca, insiste que nunca fue contratado. Robson aporta correos electrónicos pero no aporta ningún contrato que lo demuestre.
Las declaraciones de Robson confirman que miente bajo juramento para evitar la prescripción de su demanda.
Los dos individuos declaran que han demandado a las compañías de Jackson por una gran suma de dinero porque “eran la organización más sofisticada que existía para procurar abuso sexual infantil”.
Sin embargo, la propia madre de Robson, Joy Robson, declara en 2016 que el evento en el que conocieron a Jackson en 1987 fue organizado por otros patrocinadores, entre ellos Pepsi, y no estas compañías, que Jackson invitó a salir al escenario a Robson en su concierto y que su encuentro habría finalizado ahí de no ser por sus propios intentos de contactar con Jackson de nuevo. A lo largo de los siguientes años, Joy envió cartas y videos de su hijo a Jackson pero nunca tuvieron respuesta de su parte. Se volvieron a ver en 1990, cuando se pusieron en contacto con él, y no al revés. La madre de Robson se marchó con sus hijos a Estados Unidos dejando atrás a su marido enfermo, que finalmente se suicidó, persiguiendo un futuro como estrella infantil para Wade, y tratando por todos los medios de que Michael se lo procurase ayudándole incluso económicamente.
Se trasladaron en septiembre de 1991, cuando Wade tenía 9 años. Entre su primera visita a USA en febrero de 1990 y su traslado en septiembre de 1991, visitaron solo dos veces a Jackson: en Mayo de 1990 y en febrero de 1991. La mayoría de sus interacciones tuvieron lugar a través del teléfono y faxes, puesto que los Robsons vivían en Australia.
(Robson afirma que Jackson abusó de él cientos de veces, todas y cada una de las veces que se veían).
En la película, Robson reclama que Jackson no quería pasar tanto tiempo con él como los Robsons hubieran querido. Incluso la madre se distanció de Jackson durante seis meses porque estaba enfadada con él porque no llamaba a Wade durante el Dangerous Tour.
Esto contradice directamente la representación que hacen de las compañías de Jackson como mafias de abuso infantil que hicieron trasladarse a Robson desde Australia para abusar de él y también contradice la impresión de que Jackson estuviera obsesionado con Robson. Por el contrario, indica que era Robson, y en particular su madre, quienes estaban obsesionados en perseguir a Jackson y aprovecharse de él.
En su demanda interpuesta a las compañías de Jackson, Robson afirma que sus dos ataques de nervios sufridos en 2011 y 2012 fueron resultado de darse cuenta de que había sido abusado cuando era niño.
Sin embargo, en su blog personal declaró en 2017 y 2018 que fueron resultado de la presión que le causaba su carrera profesional y el no haber alcanzado las expectativas que esperaba. Esto no lo menciona en su demanda porque demostraría que su carrera no seguía la trayectoria ascendente que él alega, por el contrario, le echa la culpa al supuesto abuso.
Safechuck por su parte alega en su demanda que Jackson no ha cumplido sus promesas de ayudarle a hacer carrera en el mundo del espectáculo. (Quiso ser actor, después director y después músico). También le culpa de haber pedido a sus padres que le hicieran abandonar la universidad para centrarse en la dirección de cine. Todos esos supuestos eventos tuvieron lugar mucho tiempo después de que el supuesto abuso hubiera tenido lugar. Reclama que debe ser compensado por pérdida de ganancias pasadas, presentes y futuras.
Robson por su parte, ocultó pruebas durante la fase probatoria de la demanda. Los abogados de Jackson le preguntaron si su memoria había cambiado durante el curso del proceso, porque algunas de sus historias habían cambiado. La respuesta de Robson fue: “Ha evolucionado”.
“Después de darme cuenta del abuso en 2012 y empezar el proceso de sanación, evolucionó recordando otros detalles y escenas. Conforme va transcurriendo el tiempo, sabe, va evolucionando y se añaden detalles”.
La “memoria” de Robson sigue evolucionando constantemente. Tanto en entrevistas como en la película, va introduciendo datos nuevos y diferentes, y a menudo, contradictorios.
Robson afirma en su declaración que a causa del abuso sufrido, no pudo realizar más actividades relacionadas con su profesión de coreógrafo , debido a que las asociaba a dicho abuso. No podía bailar, ni hacer música, ni ver películas, ni dirigir, y que solo pudo sanar a partir de 2017.
El HECHO es que pudo continuar con todas esas actividades mientras afirmaba en su demanda que estaba traumatizado:
—Dirigió un video musical en 2016 para Blake McGrath.
—Dirigió un corto en 2016 llamado “Life in Color”.
—Dirigió un vídeo musical en 2015 llamado “Flight”.
—Anunció una sesión de baile en Facebook en 2015.
—Su esposa publicó en Instagram una foto de Wade enseñando a bailar a su hijo el 19 de junio de 2015.
—En mayo de 2014 registró en Hawaii una compañía de dirección de documentales.
Todas estas actividades están demostradas documentalmente en la página original.
En una nota escrita por Wade aparece la frase “mi historia de abuso y sus efectos me harán relevante y simbólico”. Preguntado al respecto declaró que quería hacer carrera como profesor de meditación y pensó que los potenciales clientes con algún tipo de trauma infantil podrían ver en él un símbolo por su historia similar.
Según testimonios de compañeros de profesión, siempre quiso ser relevante y en muchas ocasiones ha mentido para lograrlo.
En cuanto a Safechuck, falla en los eventos y las fechas que declara en su demanda.
Declara que Jackson le hizo viajar solo a Nueva York en 1989 para asistir a los Grammys, y que en aquel evento, sucedió un abuso sexual. Esto es FALSO Y SE PUEDE DEMOSTRAR.
Los Grammys en Nueva York tuvieron lugar el 2 de marzo de 1988. Safechuck no viajó solo, sino con su madre. No durmió en la habitación de Michael, sino con su madre. Y de acuerdo a su propio relato, su historia de abuso no comenzó hasta junio de 1988.
Safechuck alega en su demanda también que Jackson le presionó y amenazó durante el juicio de 2005 para que testificara en su favor. Alega que Jackson estaba muy enfadado porque no quería testificar y le amenazó con acusarle por perjurio en su testimonio exculpatorio del caso Chandler de 1993. Esto no tiene ningún sentido. Safechuck dijo en 1993 que Jackson nunca había abusado de él. Si Jackson le hubiera amenazado con acusarle de perjurio, habría sido como admitir su culpabilidad.
Safechuck continúa diciendo en su declaración que siguió recibiendo llamadas de Jackson y sus abogados, incluso de su ayudante personal, Evvy Tabasci, pidiéndole testificar. Sin embargo, la verdad es que el juez Rodney Mellville dictó el 28 de marzo de 2005 que no se permitiría el testimonio de James Safechuck en el tribunal porque nadie había declarado ni presenciado ningún comportamiento inapropiado respecto a él. El juicio tuvo lugar entre el 28 de febrero y el 3 de junio de 2005. Jackson no necesitaba su testimonio en absoluto y fue desestimado al principio del proceso.
¿Por qué razón Jackson iba a presionar a Safechuck tan desesperadamente como describe en su declaración? Mas aún: deja sin sentido su relato de abuso: Si Jackson hubiera abusado de Safechuck, hubiera corrido un riesgo totalmente innecesario subiéndole al banquillo a declarar, sabiendo que no quería hacerlo, no siendo siquiera necesaria dicha declaración.
Scott Ross, investigador privado en el juicio de 2005, declara que ni los abogados ni él llamaron a Safechuck, que tenían una declaración suya de que nada le había pasado a él, y que la ayudante de Jackson no tenía permitido llamar a los testigos.
Robson explica en un libro que escribió, contando los supuestos abusos, e intentó vender sin éxito en 2012 y 2013, antes de presentar la demanda, su convincente y consistente negación del abuso durante tantos años describiéndose a sí mismo como “Un maestro del engaño”.
Siendo así, ¿debemos creer que fue un maestro del engaño durante todos esos años que estuvo negando firmemente cualquier tipo de abuso, o debemos creerle ahora, cuando ha cambiado su historia, presentado una demanda monetaria?
Cuando una persona admite ser un maestro del engaño, ¿cómo decides cuándo te está mintiendo?
5 — La película afirma que Jackson asedió y manipuló a las familias para poder abusar de sus hijos.
La ilusión de que son dos historias parecidas la crean con el tema de la manipulación. Cada regalo y cada gesto de generosidad son sacados de contexto para convertirlos en algo siniestro. Esto se hace así debido a que ninguno de los dos individuos ha podido presenta ni una sola PRUEBA ni EVIDENCIA incriminatorias.
Las “pruebas” que vemos en la película consiste en faxes como si fueran “cartas de amor” a Wade, siendo en realidad inocentes notas sin la menor indicación en ellas de un interés romántico o sexual. Muchas de ellas son en respuesta a una carta enviada por Wade o su madre previamente. Existe cientos de notas parecidas en poder de muchos familiares, amigos y fans de Jackson, recibidas a lo largo de su vida, que demuestran que Jackson enviaba notas así a menudo a todo el mundo.
La película presenta también como perturbadoras las largas llamadas telefónicas entre estas familias, especialmente los hijos, y Jackson. Sin embargo, Joy Robson se enfadó porque Jackson no les llamaba durante el Dangerous Tour, ¿en qué quedamos? Si llama, malo, si no llama, peor.
Si el director se hubiera molestado en preguntar, habría podido encontrar innumerables testimonios de personas que han mantenido interminables llamadas con Jackson, no solo niños, sino adultos. Algunas de ellas se pueden escuchar en YouTube incluso.
6— Un argumento que utilizan en la película es que el abuso sexual a veces no se desvela hasta muchos años después.
Esto es cierto y no tiene discusión alguna.
Lo que sí es extraño es que una víctima de abuso infantil ofrezca un testimonio inquebrantable, y voluntariamente bajo juramento, en defensa de su abusador ya siendo adulto. También resulta extraño que a lo largo de los años ofrezca declaraciones totalmente voluntarias en defensa de su abusador, diciendo de él que “es una de las razones por las que creo en la pura bondad de la humanidad”, y cambiando súbitamente de idea cuando no consigue un trabajo de la compañía de su supuesto abusador y su carrera tambalea.
Dan Reed, el director de la película, contesta que las razones por las cuales estos dos hombres no contaron antes sus acusaciones fueron porque estaban enamorados de su supuesto abusador.
El problema, o uno de los problemas, es que esta versión que se escucha en la película sobre su estado mental es solo una de las varias que han contado en los documentos de sus demandas. Se contradicen con otras versiones que no aparecen en la película, convenientemente, por supuesto.
Safechuck por su parte afirma primero:
— Que no sabía ni comprendía que lo que supuestamente le había hecho Jackson era abuso sexual hasta que nació su hijo en 2010.
—Que no supo que lo que le había sucedido a él era abuso sexual hasta que vio a Robson en la tv contándolo en 2013.
— En otra parte de su reclamación afirma sin embargo que se lo contó a su madre en 2005 y que Jackson era “un hombre malo”.
— Contradiciéndose a sí mismo en la narrativa de una relación amorosa entre ambos, afirma que Jackson le amenazaba e intimidaba: “con que mi vida estaría acabada si contaba lo que había pasado”.
Según les conviene en cada parte del relato, unas veces representan a Jackson como una especie de jefe de la mafia amenazante y malvado, y otras le representan con una mentalidad infantil.
Robson también se contradice bastante respecto a su estado mental mientras negaba la existencia de abuso:
— Según la declaración de su madre, Robson no le contó su “verdad” en 2005 porque sentía vergüenza.
Durante la fase probatoria del proceso, Robson sentía vergüenza de estar “relacionado sexualmente con Jackson”.
— Sin embargo, durante la declaración en el proceso civil, dio otra versión diferente.
En esa nueva versión dijo que en el 2005 simplemente no entendía que lo que le había sucedido de niño era algo malo, que no tenía problema alguno por ello y no tuvo perspectiva sobre la cuestión hasta el año 2012. No tenía sentimiento de vergüenza, culpa o ansiedad relacionada con el abuso.
Declara específicamente que hasta mayo de 2012 no tenía todavía conciencia de su supuesto abuso, y por lo tanto no sentía ni vergüenza ni culpa por ello.
En su blog escribió en 2018 que su silencio se debía en parte a ser etiquetado como gay.
Sin embargo, en su declaración de 2016 contesta específicamente a la pregunta de si la verguenza de ser etiquetado como gay fue un factor para guardar silencio y Wade lo negó.
Robson y Safechuck habían trabajado juntos preparando sus demandas junto con sus abogados durante un año antes de presentarlas. Sus abogados han llevado casos de abuso anteriormente y saben cómo funcionan ante un tribunal, y admiten haber estudiado literatura sobre abuso infantil. Mientras en casos reales puede constituir una fuente de ayuda, en caso de falsas acusaciones, constituye una fuente para construir sus historias y explicar situaciones que les hagan convincentes como “víctimas”.
Por otra parte, ambos individuos alegan que han presentado sus demandas para ayudar a otras víctimas.
Los abogados de ambos han tratado de contactar con Jordan Chandler para que declare a su favor, sin éxito por su parte porque se ha negado a ello y no han podido volver a localizarle, como tampoco han podido conseguir declaración de otras personas cercanas a Jackson y que siempre le han defendido declarando que nunca pasó nada malo entre ellos:
Jonathan Spence
Brett Barnes
Macaulay Culkin
Para resumir esta ya larga historia, la realidad es que no existe la menor evidencia que demuestre que estos dos hombres mintieron durante todos los años que denegaron la existencia de abuso, y no había ninguna demanda económica de por medio, pero sí hay una gran cantidad de evidencias que demuestran que están mintiendo durante el actual litigio en el que afirman que hubo abuso y sí existe una demanda económica compensatoria.
En conclusión, estos dos hombres no han aportado NINGUNA PRUEBA en la película que demuestre la existencia de abusos. Han expuesto su historia sin aportar otras opiniones que puedan corroborar o desmentir su testimonio.
Se han aprovechado del hecho de que no existe protección legal contra la difamación para una persona ya fallecida.
Han cambiado sus historias a partir del momento en que han interpuesto una demanda monetaria contra las empresas de Jackson.

Traducción resumida de la fuente original. Consultar para ampliar información:
Mas información:
Demanda presentada por Michael Jackson Estate contra HBO:
Vídeo: MJ & WR: La verdadera historia:
Artículo:
Lo que deberían saber acerca del nuevo documental sobre MJ. Joseph Vogel:
Artículo:
El nuevo linchamiento a Michael Jackson. Raven Woods
Artículo: Lo que los medios se niegan a contarte. Damien Shields





Comments